Marte, mismo telescopio, mismo observador, 15 años después

La tarde del 31 de Agosto de 2018 me dirigí al Observatorio Astronómico de La Cambra para observar Saturno, venus, Marte y Júpiter además de objetos de cielo profundo como M31, NGC457 o M13.

Días antes estuve preparando en el taller de telescopios del Observatorio La Cambra un refractor de 60mm de diámetro y 900mm de focal, f/15 sobre montura ecuatorial EQ3 para poder observa por él, para recordar quizá la visión que por este instrumento tenía de algunos objetos de cielo profundo y del planeta Marte Este fue el instrumento con el que empecé a conocer el cielo nocturno hace 15 años, en un lejano 2003. Además de para recordar tiempos que se remontan a mi adolescencia, he querido realizar esta prueba para mostraros que no hace falta un telescopio grande ni un gran desembolso para disfrutar de la astronomía y de todo lo que el cielo nocturno tiene que ofrecernos si somos perseverantes.

Con el telescopio montado, y puesto en estación me tomé un café a pie de telescopio contemplando el atardecer, todo un bálsamo de tranquilidad que nos lleva a reflexionar sobre el Universo y sobre el lugar que la propia Humanidad ocupamos en él.

Sobre las 20,40 hora local, advertí la presencia de Venus en el cielo, y no dejé pasar la portunidad de apuntar con el telescopio hacia el planeta, ya bajo en el horizonte. Con un ocular de 17 mm, que me proporcionaba unos 53 aumentos la fase de Venus se hacía más que evidente, y antes de que bajara más hacia el horizonte oeste, decidí  ponerle un 10mm, que me proporcionaba 90 aumentos con un filtro azul Nº 80 A.  La fase se hacía más evidente y en el terminador me parecía percibir un ligero “abultamiento” en su parte ecuatorial, un pequeño escalado  entre la parte oscura y la parte iluminada del planeta,  pero dejándome poco más o menos claro, que era un detalle de su atmósfera.

La tarde-noche empezó a volverse muy húmeda y el telescopio empezaba  a “sudar” pero sin presentar la lente signos de condensación. Sobre las 20,55 horas,  apunté a Marte que ya brillaba hacia el Sur. Con 53 aumentos se apreciaba el casquete polar y alguno de los continentes oscuros del planeta.  El pasado 27 de Julio Marte llegó a su oposición, la más favorable desde el año 2003. Aquella lejana oposición del 2003, fue una de las más espectacular y óptimas de la historia y fue la primera que observé con mi primer telescopio un refractor 60 mm. de diámetro y 700mm de focal. Desafortunadamente este 2018 la oposición de Marte ha venido acompañada de una tormenta de polvo a escala planetaria que ha ocultado todos sus detalles por casi dos meses.  Afortunadamente en las últimas 2 o 3 semanas la tormenta está dispersándose y empezamos a ver detalles de la superficie del planeta. Recordando observaciones de días anteriores percibí que el diámetro aparente del planeta está disminuyendo de sensible a moderadamente.

A las 21 horas empecé a intercalar varios filtros con el ocular de 10mm, con los 90 aumentos resultantes para poder contrastar mejor los detalles de la superficie. Tras varios intentos me quedé con el amarillo Nº15 que contrastaba bastante bien el casquete polar y el verde Nº56 que recalcaba  con mayor nitidez las zonas oscuras. Aunque mi habilidad “artística” no está muy desarrollada fui capaz de hacer un pequeño bosquejo. Comparando el dibujo con los mapas del libro que siempre me acompaña en mis observaciones desde que empecé hace 15 años, “Observar el cielo II” identifiqué  la zona concreta de la superficie marciana, Mare Acidalium.

Hacia las 21,20 horas el cielo se empezó a cubrir de nubes bajas y la lente daba signos de condensación por la alta humedad. Esperé hasta bien entradas las 22,15h tomando un café a pie de telescopio, pero no daba visos de despejar.

La noche siguiente pude observar con el refractor de 60 mm algunos de los objetos de cielo profundo que tenía pensados observar. El globular de Hércules M13, el abierto de Cassiopea NGC457 conocido también como cúmulo de ET, la nebulosa de la Laguna M8, la nebulosa planetaria anular de Lyra M57 o algunas estrellas dobles como Albireo o Mizar.

El propósito de esta “prueba” es el de animar a todos aquellos que empezáis. No se necesitan grandes equipos y grandes inversiones para empezar a observar y descubrir el Universo, un pequeño refractor de 60mm de diámetro puede hacer maravillas desde cielos oscuros, si tenemos la suficiente paciencia para sacarle todo el rendimiento.

 

¡Un Saludo Astronómico!

Vive las Perseidas desde el Observatorio Astronómico de la Universitat de València

Buenas de nuevo!

Llega el momento de la “lluvia de estrellas” por excelencia del año, las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo. Esta lluvia de meteoros es la más popular de todo el año puesto que se da en pleno mes de Agosto y la noche que se espera la máxima actividad es la del 12 al 13 de Agosto. No obstante, la diferencia entre el pico de actividad en el radiante y la de noches adyacentes es muy similar, con lo que podremos disfrutarlas igualmente unas noches antes y después del día 12, aunque permanece activa desde finales de Julio a casi finales de Agosto.

Hemos propuesto dos actividades para esos días en el Observatorio Astronómico de la Universitat de València en Aras de los Olmos las noches del día 6 y del día 12 de Agosto.

Sobre las 19h., realizaremos una visita guiada por las instalaciones donde conoceremos los diferentes telescopios e instrumentos con lo que los astrónomos investigan en el Universo, cómo funcionan los telescopios y cuáles son sus particularidades todo explicado de forma muy amena y divulgativa para que los chavales puedan disfrutar de las explicaciones. Sobre las 22,40h. llegará el momento de abrir una de las cúpulas, y podremos observar mediante uno de los telescopios grandes de investigación del centro, Júpiter y sus traviesas lunas galileanas, Saturno y sus impresionantes anillos, Marte y sus continentes oscuros, la galaxia de Andrómeda, o el cúmulo globular de Hércules entre muchos otros objetos.

La actividad tiene el número de plazas limitadas a 25 adultos y hay que inscribirse previamente bien por teléfono al 635.049.546 o bien por mail a   astrexperiencia@hotmail.com. El precio de la actividad son 20 euros por adulto y 10 euros por chaval mayor a 7 años. Toda una experiencia en un enclave privilegiado, en zona núcleo de Reserva Starlight, una de las pocas Reservas de cielo oscuro existentes en todo el planeta.

¡Os esperamos!

 

¡Un Saludo Cósmico Galáctico!

AstroMeteo 2018

Buenas de nuevo amigos,

Llega el verano y con él un conjunto de actividades para todos vosotros. La primera de ellas es una actividad pionera en España a la que hemos puesto por título “Astro-Meteo 2018”, donde nos convertiremos en Cazatormentas por el día y en Astrónomos por la noche.

Es una actividad que se celebrará del 6, 7 y  8 de Agosto y que está orientada fundamentalmente a grupos de amigos, como también a aquellas personas que sientan pasión por estas ramas de la ciencia y quieran aprender algo más acerca de lo que acontece en el cielo.

Las plazas están limitadas, por lo que tendremos que reservar bien en el teléfono 635.049.546 como a través de mail astrexperiencia@hotmail.com

De este modo perseguiremos tormentas por el día, con estaciones meteorológicas y detectores de rayos instalados en los vehículos, donde podremos seguir en tiempo real la actividad meteorológica en ruta. Por la noche, podremos conocer el Universo observando planetas, galaxias, nebulosas y cúmulos mediante los telescopios de AstrExperiencia y del Observatorio Astronómico de la Universitat de València en Aras de los Olmos zona núcleo de Reserva Starlight, uno de los 10 mejores lugares del planeta para ver el cielo nocturno. Conoceremos cómo y de qué forma trabajan habitualmente los científicos en estos edificios con cúpulas blancas, iremos por cada uno de los telescopios, conoceremos cómo funcionan y podremos observar por uno de los telescopios que los astrónomos utilizan habitualmente para investigación.

No todo será ciencia, habrá tiempo para las visitas culturales, donde podremos visitar el Museo Paleontológico de Alpuente, tocar huesos de dinosaurios, así como conocer cómo los científicos trabajan con restos de animales que correteaban a sus anchas por las tierras altas del Turia hace 150 millones de años. Las huellas del pasado nos persiguen, tanto en el cielo nocturno, como en la Tierra donde junto a la visita en el Museo Paleontológico de Alpuente, podremos ver las huellas de estos animales que vivieron hace millones de años. También visitaremos el Parque Geológico de Aliaga donde veremos cómo la tectónica de placas hizo verdaderas “obras de arte” al doblarse y plegarse la corteza terrestre en la zona de Cuencas Mineras, en Teruel.

Los hombres de la antigüedad vieron en el cielo y en los movimientos aparentes de los astros un patrón para medir el tiempo, así visitaremos ciertos marcadores equinocciales que los habitantes del Alto Turia hace 2.500 años atrás hicieron tallando rocas para marcar la salida del Sol el día más largo del año.

Las plazas están limitadas, por lo que tendremos que reservar bien en el teléfono 635.049.546 como a través de mail astrexperiencia@hotmail.com

Una actividad que no dejará a nadie indiferente, ¡donde podremos ser científicos por dos días al más puro estilo  Hollywood, como en las películas Twister o Deep Impact!